La nueva campaña de Wilkhahn alcanza el cielo

La primera imagen elegida para la nueva campaña publicitaria de Wilkhahn podría no ser totalmente desconocida. En primer plano se puede ver nuestra silla de oficina IN y detrás de ella los techos de los pabellones que acogen nuestras instalaciones de fabricación. Esta es la única la fábrica del mundo diseñada por el ganador del premio Pritzker Frei Otto, que murió el año pasado. La idea era, por así decirlo, comenzar la campaña con una nota alta.

La primera imagen elegida para la nueva campaña publicitaria de Wilkhahn podría no ser totalmente desconocida. En primer plano se puede ver nuestra silla de oficina IN y detrás de ella los techos de los pabellones que acogen nuestras instalaciones de fabricación. Esta es la única la fábrica del mundo diseñada por el ganador del premio Pritzker Frei Otto, que murió el año pasado. La idea era, por así decirlo, comenzar la campaña con una nota alta.

La idea básica de la nueva serie de anuncios es comparar en imágenes el poder de la arquitectura atemporal de primera clase y el excelente diseño del mobiliario. El lema y tema que se ha elaborado como línea argumental para todos los elementos visuales ha sido “Superior form. Superior function. Each and every day” ("Forma excelente. Función extraordinaria. Todos los días."). Por lo tanto, parecía una elección obvia comenzar en el magnífico y propio entorno arquitectónico de Wilkhahn. Pero la aparentemente fácil toma de la fotografía fue al final el resultado de la ingeniosa improvisación, la tenaz persistencia, unos impermeables para protegerse del frío, una suerte increíble y unos procesos meticulosos de postproducción. Debido a la estricta e inflexible programación de emplazamiento de los anuncios, el fotógrafo, asistente y director creativo tuvieron que subirse en febrero a la azotea de las instalaciones.

La plataforma elevadora tuvo que cambiar la posición de todos los equipos y la silla de oficina. Todos los involucrados tuvieron que desafiar el frío, el viento y la lluvia para obtener la toma perfecta. Fue un asunto de esperar y mantener la esperanza de que en un determinado momento la lluvia se detuviera y el cielo se aclarara para captar ese momento mágico requerido para conseguir la iluminación perfecta.

Dos días más tarde llegó la recompensa a todo ese esfuerzo realizado, paciencia y malas condiciones climatológicas incluidas, para conseguir la mejor foto. El resto se hizo en el estudio de postproducción. ¿Un trabajo demasiado duro? No cuando se tiene en cuenta que el listón está colocado muy alto cuando se refiere a imágenes de arquitectura y diseño de producto. Tendremos más imágenes de este tipo más adelante. 

 

Silla de oficina IN

Menú general